En el año 2006 a 30 años del Golpe Militar, en La Plata se lograba la primera condena en Juicio Oral al Genocida Miguel Etchecolatz. Finalmente la Democracia comenzaba a saldar una vieja deuda con la sociedad argentina

Aquel Juicio Oral condenó a uno de los principales responsables de aquella historia trágica de la “Noche de los Lápices” que desnudó la crueldad del Terrorismo de Estado, secuestrando y torturando jóvenes militantes secundarios, muchos de ellos militantes de la UES (Unión de Estudiantes Secundarios).

Aquel claro día de Justicia fue posible por el testimonio de los sobrevivientes que animados por un profundo deseo de justicia, recordaron: es decir, “volvieron a pasar por el corazón” aquellos momentos dolorosos. Fueron esos testigos como Julio López que contribuyeron a que fuera posible terminar con tantos años de impunidad.

Han pasado 10 años y los trabajadores junto al campo nacional y popular seguimos buscando a Julio López, seguimos construyendo una muralla de solidaridad con todos los testigos en los juicios a los Genocidas logrando programas de protección, condenando y castigando a más de 600 represores en cerca de 120 juicios, logrando la restitución de 115 nietos, y luchando en contra del olvido, por más memoria, más verdad y más justicia.

No olvidamos!
Seguimos buscando a Julio López!

Comentar este artículo